Terapia celular

Terapia Celular en Lesiones en Médula Espinal

La lesión de Médula Espinal o traumatismo origina problemas motores, sensitivos y vegetativos. El tratamiento de esta enfermedad involucra medicina física y de rehabilitación, así como estrategias para estimular la plasticidad neuronal.

El trauma raquimedular abarca simultáneamente las meninges, los vasos sanguíneos y el tejido nervioso.

Las características del trauma son multifacéticas y se pueden relacionar con los siguientes cuatro aspectos:
a. cambios morfológicos de la médula
b. hemorragia y daño vascular
c. cambios estructurales en la sustancia gris y blanca
d. respuesta bioquímica secundaria al trauma.

En la mayoría de las lesiones medulares, la dura y la aracnoides permanecen intactas. Las arterias espinales anterior y posterior usualmente son respetadas. Sin embargo, aun con grados moderados de trauma, pequeños vasos intramedulares pueden ser lesionados, lo cual produce hemorragia y lesión tisular; la disrupción traumática de estos vasos produce disminución del flujo tisular, lo cual conduce a necrosis hemorrágica de la sustancia gris central y a cambios vasculares y quísticos que se extienden a la sustancia blanca.

Las alteraciones ultraestructurales consisten en la apertura de las pequeñas uniones del endotelio vascular, separación del endotelio de su membrana basal y acumulación de numerosos trombos de plaquetas. Estas alteraciones llevan a extravasación de proteínas y edema. Cambios similares no se han encontrado en la sustancia blanca. Dos aspectos deben tenerse siempre presentes:
a. los cambios patológicos primarios son secundarios a una alteración de la microcirculación
b. puede ocurrir alguna reacción metabólica lesiva después del trauma.

Cuando existe compromiso neurológico, se deben administrar ciertos medicamentos, tan rápido como sea posible. El esquema más comúnmente utilizado incluye la administración de esteroides y de manitol. La razón del uso de los esteroides es que los pacientes que presentan secciones anatómicas o fisiológicas de la médula tienen alteración en el mecanismo de "feedback" del cortisol. Además, los esteroides son estabilizadores de la membrana y reducen la isquemia y el edema, que son elementos componentes de la lesión asociada con trauma medular.

El tratamiento quirúrgico está indicado especialmente a las lesiones de menos de tres semanas. Esto se ha establecido porque los intentos de descompresión y estabilización después de tres semanas, usando las técnicas habituales, pueden fallar como resultado de la fusión espontánea del hueso y los tejidos blandos.

Los procedimientos quirúrgicos siempre deben combinar descompresión de la médula espinal, realineando la columna (y sólo cuando sea necesario retirando huesos, tejidos blandos y cuerpos extraños del canal) con estabilización de la columna mediante el uso de injertos óseos, alambres o barras. La fusión permite mantener alineada la columna y evita dolor y deformidades tardías.

Afortunadamente la utilización de esta terapia es ya una realidad en México, gracias a Sangre de Cordon S.A. de C.V. empresa mexicana especialista en la aplicación, manipulación y almacenamiento de células madre, quien mediante una coordinación médica multidisciplinaría hoy pone estos avances de la ciencia médica al alcance de la gente.

Informes: 01800 6964 505

La regeneración de órganos y tejidos

Un fenómeno natural

La regeneración de órganos e inclusive de partes enteras del cuerpo, no es un hecho insólito en la naturaleza. Existen muchos ejemplos de animales que son capaces de regenerar parte de su cuerpo, cuando lo pierden; por ejemplo, la lagartija, cuando pierde una pata o la cola, puede volver a formarlos de nuevo a partir del muñón que queda. En el mismo ser humano, el hígado puede regenerarse y crecer a partir de un pequeño segmento del mismo.

Esta regeneración también sucede en forma natural, en mayor o menor grado, prácticamente en todos los órganos de nuestro cuerpo. De hecho, a lo largo de la vida, vamos perdiendo células producto del envejecimiento o del daño producido por infecciones, sustancias químicas, traumatismos, etc., las cuales son repuestas con nuevas células, permitiendo que los tejidos y órganos continúen funcionando adecuadamente.

Las células encargadas de esta regeneración “natural” son las células madre localizadas en los diferentes órganos de nuestro cuerpo. Estas células muy especiales tienen la capacidad de autoregenerarse, es decir, de mantener un número constante de ellas y la capacidad de transformarse en células maduras especializadas, reponiendo así a las que van perdiendo.

Sólo cuando el daño a un tejido u órgano es muy severo, es cuando los mecanismos de reparación natural fallan y no son capaces de compensar la gran pérdida de células ocasionada por la lesión, llevando muchas veces al reemplazo por células no especializadas que ocasionan fibrosis (cicatriz), y ocasionando que el tejido u órgano no funcione adecuadamente.

Terapia Regenerativa

Las primeras células que llamaron la atención de los investigadores para ser utilizadas en este intento de regenerar órganos y tejidos fueron la células madre “embrionarias”, dado que se tratan de células muy inmaduras con alta potencialidad para dar origen a cualquier célula de nuestro organismo. Sin embargo, los graves problemas éticos que ellas conllevan así como su potencial posibilidad de formar teratomas (tumores malignos) han condicionado que muchos investigadores dirijan su interés hacia las células madre “adultas” normalmente presentes en los diferentes órganos de nuestro cuerpo.

De todas las células madre adultas que tenemos, las células madre de la médula ósea son únicas. No sólo por ser fáciles de obtener, sino porque se tratan de múltiples grupos de células madre, con gran potencial de proliferación y de transformación a células especializadas.

Las CMMO se vienen usando desde hace más de 40 años en la regeneración de todo el sistema inmunológico y sanguíneo a través de los trasplantes de médula ósea, pero hace aproximadamente una década se ha logrado evidenciar que estas células madre no sólo producen células sanguíneas sino que, en el laboratorio, bajo determinados estímulos son capaces de dar origen a otras células de nuestro organismo.

La medicina regenerativa ha surgido recientemente como una nueva especialidad, cuyo desarrollo está unido estrechamente al potencial regenerativo y terapéutico proporcionado por las células madre. Recientemente, ha podido apreciar el potencial terapéutico de las células madre adultas en el tratamiento de enfermedades coronarias y de las arterias periféricas. Existen evidencias que el implante de células mononucleares procedentes de la médula ósea en los miembros isquémicos puede mejorar la vascularización del tejido.

La terapia celular tiene varios mecanismos probados que la han posicionado como un método integral para enfrentar el estado isquémico en miembros inferiores, entre estos mecanismos tenemos:

- Angiogénesis, por la acción de factores/citocinas y células endoteliales que promueven la formación de vasos sanguíneos.
- Regeneración de tejidos, por la acción de factores/citocinas y células mesenquimales.
- Regulación inmunológica, por la acción de células mesenquimales que disminuyen la acción inmune agresiva (llamado Th1)
- Efecto Paracrino, por la acción de factores/citocinas y células mesenquimales.

Células Madre de Médula Osea

Las células madres adultas más estudiadas son las células madre de la médula ósea (CMMO), no sólo por su utilización durante las últimas cuatro décadas en los trasplantes de médula ósea, sino también por su relativamente fácil obtención y su gran capacidad de proliferación.

Actualmente se sabe que al hablar de CMMO, en realidad nos estamos refiriendo a una variada gama de poblaciones celulares, cada una de ellas con características particulares y variado grado de potencial de diferenciación. Sólo por mencionar algunas de estas poblaciones, tenemos:

1) Las células madres hematopoyéticas: son las células madre que dan origen a todo el sistema linfo-hematopoyético, dentro de las cuales también hay diferentes poblaciones según el grado de inmadurez.
2) Células mesenquimales estromales: la forma más práctica de aislarlas actualmente es utilizando su característica de adhesión a la placa del medio de cultivo donde se siembran. Tienen capacidad de dar origen a muchas de las células de los tejidos de origen mesodérmico (tejido muscular, óseo, cartilaginoso, adiposo, etc) y al parecer serían más plásticas que las células madre hematopoyéticas.
3) Células madre endoteliales: son células que tienen la capacidad de dar origen a células endoteliales y de participar en la angiogénesis (neoformación de vasos sanguíneos). Son más abundantes en médula ósea que en sangre periférica estimulada por factores de crecimiento.
4) Side Population Cells: células aún no bien caracterizadas, pero con gran potencialidad par transformarse en células de diferentes tejidos.
5) MAPCs (multipotent adult progenitor cells): son células no totalmente caracterizadas, consideradas por algunos como un subset de células madre mesenquimales mucho más primitivas. Se ha logrado documentar su gran plasticidad para dar origen a células prácticamente de cualquier tejido u órgano del cuerpo.
6) Hemangioblastos: serían células muy primitivas a partir de las cuales se originarían las células madre hematopoyéticas y endoteliales.

Resultados con células madres de médula ósea en lesión médula espinal

Las células madre de médula ósea han sido las células más estudiadas en terapia regenerativa de lesión de médula espinal. Las vías de administración han sido muy diversas siendo las más importantes: la aplicación por arterias vertebrales, aplicación intrarraquídea por procedimiento neuroquirúrgico, administración endovenosa, combinación de varias y otros procedimientos menos frecuentes.

La administración endovenosa de CMMO es muy fácil de realizar y tiene el inconveniente que mucha células no llegan al lugar donde se requiere la terapia regenerativa, es decir a nivel de médula espinal.

La aplicación por arterias vertebrales requiere un centro de cateterismo invasivo (fluoroscopía) y acceso arterial. Tiene la ventaja que llega al lugar deseado para terapia regenerativa.

La aplicación intrarraquídea requiere de un procedimiento neuroquirúrgico mayor que incluye laminectomía, retiro de tejido que forma cicatriz, exposición de la médula espinal, aplicación directa de CMNO y manejo post quirúrgico.

Las tres vías de administración han mostrado beneficio, siendo mayor mediante la vía arterial e intrarraquídea. La elección de la vía se basa en criterios de seguridad, experiencia del centro, tiempo de enfermedad del paciente y criterios clínicos para proceder a una procedimiento quirúrgico mayor o menor. Los pacientes han mejorado sustancialmente en la esfera motora y manejo de la vejiga, los resultados en la esfera sensorial son menos evidentes.

La experiencia de Sangre de Cordón es fundamentalmente por vía arterial por cateterismo. No dejando de indicar que las otras vías pueden ser potencialmente favorables, sobre todo la vía intrarraquídea

Otro elemento fundamental para predecir y pronosticar los beneficios de la terapia regenerativa en lesión de médula espinal es el tiempo de enfermedad. No existe un tiempo límite para acceder a la terapia regenerativa, se considera en general que antes de los dos años de enfermedad es posible mejores resultados, no siendo esta un elemento desalentador en pacientes con más de dos años de enfermedad en quienes se ha observado también repuesta al tratamiento.

También se ha evaluado el nivel de la lesión. En general lesiones medulares altas (cervicales y primeras dorsales) tienen menor respuesta que lesiones medulares bajas (últimas dorsales y lumbares)

La terapia regenerativa por vía arterial con CMMO puede repetirse según evolución del paciente. La terapia regenerativa con CMMO tiene una baja tasa de eventos adversos los cuales (de aparecer) son manejables y son superados. Los eventos adversos a largo plazo en pacientes sometidos a terapia regenerativa son casi inexistentes.

Criterios de Inclusión

1. Diagnóstico de lesión de médula espinal con o sin lesión de canal raquídeo.
2. Falta de respuesta a tratamiento estándar mediante procedimiento neuroquirúgico
3. Ausencia de enfermedad infecciosa activa, gestación, enfermedad psiquiátrica no controlada.
4. Ausencia de trombo-embolismo activo
5. No anticoagulado, no uso de antiplaquetarios, no uso reciente de trombolíticos.
6. Hemoglobina mayor de 11 g/dL con estudio de coagulometría normal
7. No alergia a Yodo en la infusión de contraste.
8. Firma de consentimiento informado.

Variables de evaluación post intervención

En general la evaluación es mediante:

1. Criterios Clínicos:
a. Score Motor ASIA
b. Score sensorial superficial (Light Couch)
c. Score sensorial punta de alfiler (pin prick)
2. Estudios de electrofisiología: Potenciales evocados.
3. Estudios de Resonancia Magnética Nuclear.
4. Estudios de función de vejiga (relacionada a Calidad de Vida – Escala GGSF)

Procedimiento terapéutico

Los pacientes ACEPTADOS serán hospitalizados, con el fin de completar cualquier estudio que estuviera pendiente antes de entrar a sala de operaciones (SOP) o, de ser el caso, a Sala de hemodinámica.

La programación a SOP o la Sala de Hemodinámica (para extracción de MO) será gestionada por el médico responsable, quien además se encargará de verificar que el paciente tenga todos los estudios y análisis pre-quirúrgicos actualizados, según los requerimientos de la institución donde el paciente es tratado.

El día del operativo, en sala de operaciones, se extraerá desde ambas crestas iliacas del paciente un total de 5 ml / kg de sangre medular. La sangre extraída será colocada, a través de una llave de doble vía, en una bolsa de sangre con o sin anticoagulante (en este último caso debe agregarse heparina a la bolsa de colecta).

Para el procedimiento de extracción de MO se utilizará solamente sedo-analgesia (con fentanilo, midazolam o propofol, solos o en combinación, según criterio del anestesiólogo) y anestesia local con 5 a 6 cc de xilocaína al 2% sin epinefrina, colocada en cada una de las crestas iliacas.

Luego de terminar el proceso de extracción, la bolsa de colecta conteniendo la sangre medular será rotulada y transportada hasta el laboratorio para su procesamiento.

El material obtenido será remitido a un laboratorio acreditado para leucoconcentración de médula ósea a un volumen final de 80 ml. El material biológico posterior al proceso de leucoconcentración debe estar de regreso a Sala de Hemodinámica.

En Sala de Hemodinámica, tres a cuatro horas después de la extracción de MO, el paciente será sometido mediante cateterismo al implante de CÉLULAS MONONUCLEARES DE MÉDULA ÓSEA.

El implante celular se aplicará a través de arterias femorales con un catéter de angioplastia.

Una vez logrado el acceso a la arteria coronaria, se procede a inyectar la suspensión de mononucleares totales de médula ósea autóloga a través del orificio distal del catéter. Se debe inyectar entre 30 ml hasta 50 ml de suspensión celular leucoconcentrada. Dado que todo el procedimiento fue realizado bajo heparinizacion general se retira la cánula a la media hora de finalizado el procedimiento en la Unidad Coronaria

Para realizar la infusión de la CÉLULAS MONONUCLEARES DE MÉDULA ÓSEA, el concentrado se cargará en jeringas de 20 ml y se procederá a inyectar dicho volumen a través del catéter. Al finalizar cada infusión se lavará el lúmen del catéter con 5 ó 10 ml de suero fisiológico para asegurar que sean infundidas todas las CÉLULAS MONONUCLEARES DE MÉDULA ÓSEA que pudieran quedar en el lúmen.

Esquema de los pasos de terapia regenerativa

La administración de CMMO es por medio de cateterismo intervencionista


Sangre de Cordón, S.A. de C.V.

Sangre de Cordón S.A. de C.V, es una empresa mexicana fundada en el año 2002 comprometida con la investigación y aplicación de tratamientos modernos de Medicina Regenerativa en nuestro país, mediante el uso de las células madre. Sangre de Cordón S.A. de C.V. coordinó el primer implante de células madre en pacientes diabéticos en México.

Sangre de Cordón S.A. de C.V. cuenta con la autorización por parte de la secretaria de salud como banco con disposición de células progenitoras.

Misión: Ofrecer una fuente futura de salud a la sociedad, a través de un seguro biológico vanguardista y accesible, de tal forma que nuestros pacientes se encuentren en la posibilidad de afrontar futuras enfermedades con mejor calidad de vida.

Consecuentes con nuestra misión como empresa nacional, nos complace en anunciar que a la luz de informaciones y experiencias científicas mundiales la Medicina Regenerativa mediante el uso de CMMO obtenidas del paciente es actualmente ya una realidad terapéutica con excelentes resultados, en el caso que no existe otra opción de tratamiento en estos pacientes.

¿Qué incluye la terapia celular?

El tratamiento incluye lo siguiente:

• Hospitalización por 1 Noche.
• Uso de quirófano para extracción de médula.
• Procesamiento de la muestra y obtención de células para implante.
• Honorarios del equipo medico responsable de toma de muestra.
• Material necesario para extracción de médula.
• Uso de sala de hemodinamia.
• Medicamento durante estancia.
• Honorarios de equipo médico especializado que efectúa el implante.
• Material necesario para el implante.

Precio

El costo del tratamiento es de $140,000 I.V.A. Incluido.

Nota: cualquier costo adicional será cubierto por el paciente.

Políticas de pago

Posterior a la valoración médica el paciente deberá confirmar su asistencia mediante el pago no reembolsable del 50% de la cantidad arriba anotada, la cual deberá ser depositada en las cuentas de Sangre de Cordón S.A. de C.V.

El 50% restante debe ser depositado el día en que se interne el paciente en el hospital.

En caso de requerir financiamiento se le podrá en contacto con empresas especializadas en el ramo.

Formas de pago

Deposito Bancario

• Moneda Nacional
En caso de quiera efectuar su pago en Moneda Nacional deberá hacerlo a las cuentas de la empresa.

Cuentas para deposito en Moneda Nacional

Institución Cuenta Número
BANORTE 550-02444-6
HSBC 4020795357
BANCOMER 0142101440
BANAMEX 274-5512766

• Dólares
En caso de querer efectuar su pago en dólares deberá hacerse con el tipo vigente que proporcione la empresa.

Institución Cuenta Número
BANORTE 907-09936-9

Todas las cuentas están a nombre de Sangre de Cordón S.A. de C.V.

• Tarjeta de Crédito

Se aceptan todas las tarjetas de crédito con cargo del 4%.

 

Enfermedad de Parkinson Isquemia de miembros inferiores