Terapia celular

Lesiones articulares

En anatomía, una articulación es el medio de contacto que hace a la unión entre dos o más huesos próximos. Las funciones más importantes de las articulaciones son de constituir puntos de unión del esqueleto y producir movimientos mecánicos, proporcionándole elasticidad y plasticidad al cuerpo, además de ser lugares de crecimiento.

Para su estudio las articulaciones pueden clasificarse en dos grandes criterios:

• Por su estructura (morfológicamente).
• Por su función (fisiológicamente).

Morfológicamente, los diferentes tipos de articulaciones se clasifican según el tejido que las une en varias categorías: fibrosas, cartilaginosas y sinoviales. Fisiológicamente, el cuerpo humano tiene diversos tipos de articulaciones, como la sinartrosis (no móvil), sínfisis (con movimiento monoaxial) y diartrosis (mayor amplitud o complejidad de movimiento).

Las articulaciones de las rodillas, cadera y hombros son sinoviales, diartrosis y móviles. En la figura 1 adjunta se puede observar las características anatómicas de las 3 articulaciones. Todas ellas tienen cápsula articular con cartílago, membrana sinovial y líquido sinovial; además de ligamentos y bursas.


Figura 1. Características Anatómicas: de rodilla, cadera y hombro.

Las lesiones en articulaciones son muy diversas, básicamente por la anatomía que presenta, pudiendo ser:

• Desgaste óseo articular: En la que la estructura ósea subcondral (debajo del cartílago articular) se lesiona.
• Lesión de cartílago articular.
• Lesión de meniscos (en rodilla)
• Lesión de tendones/ligamentos

De acuerdo a la organización mundial de la salud, las alteraciones reumáticas y musculo-esqueléticas son más de 150 entre enfermedades y síndromes, son generalmente de característica progresiva y originan dolor; dentro de ellas destacan la osteoartritis y osteoartrosis.

La osteoartritis es una enfermedad de las articulaciones o coyunturas que afecta principalmente al cartílago. El cartílago es un tejido resbaladizo que cubre los extremos de los huesos en una articulación. El cartílago permite que los huesos se deslicen suavemente el uno contra el otro. También amortigua los golpes que se producen con el movimiento físico. Con la osteoartritis, la capa superior del cartílago se rompe y se desgasta. Como consecuencia, las partes de los huesos que antes estaban cubiertas por el cartílago empiezan a rozarse una contra otra. La fricción causa dolor, hinchazón y pérdida de movimiento en la articulación. Con el tiempo, la articulación puede perder su aspecto normal.

La osteoartrosis fue por lo general considerada como una faceta del proceso de envejecimiento y las opciones de tratamiento fueron siempre muy limitadas, sin embargo en virtud a la morbilidad que la osteoartrosis origina y el crecimiento de la población de la tercera edad donde esta patología es frecuente; hay toda una tendencia en la medicina por obtener opciones terapéuticas para esta enfermedad, sobrepasando los limitados medicamentos con los que contamos actualmente que son sintomáticos: control de la inflamación y del dolor.

Existen evidencias que señalan que el implante de células mononucleares procedentes de la médula ósea en articulaciones regenera el cartílago y la membrana sinovial mejorando con ello la movilidad y disminuyendo la inflamación y el dolor, elevando la calidad de vida del paciente.

Afortunadamente la utilización de esta terapia es ya una realidad en México, gracias a Sangre de Cordon S.A. de C.V. empresa mexicana especialista en la aplicación, manipulación y almacenamiento de células madre, quien mediante una coordinación médica multidisciplinaría hoy pone estos avances de la ciencia médica al alcance de la gente.

Informes.
01800 6964 505

La generación de órganos y tejidos

Un fenómeno natural

La regeneración de órganos e inclusive de partes enteras del cuerpo, no es un hecho insólito en la naturaleza. Existen muchos ejemplos de animales que son capaces de regenerar parte de su cuerpo, cuando lo pierden; por ejemplo, la lagartija, cuando pierde una pata o la cola, puede volver a formarlos de nuevo a partir del muñón que queda. En el mismo ser humano, el hígado puede regenerarse y crecer a partir de un pequeño segmento del mismo.

Esta regeneración también sucede en forma natural, en mayor o menor grado, prácticamente en todos los órganos de nuestro cuerpo. De hecho, a lo largo de la vida, vamos perdiendo células producto del envejecimiento o del daño producido por infecciones, sustancias químicas, traumatismos, etc., las cuales son repuestas con nuevas células, permitiendo que los tejidos y órganos continúen funcionando adecuadamente.

Las células encargadas de esta regeneración “natural” son las células madre localizadas en los diferentes órganos de nuestro cuerpo. Estas células muy especiales tienen la capacidad de autoregenerarse, es decir, de mantener un número constante de ellas y la capacidad de transformarse en células maduras especializadas, reponiendo así a las que van perdiendo.

Sólo cuando el daño a un tejido u órgano es muy severo, es cuando los mecanismos de reparación natural fallan y no son capaces de compensar la gran pérdida de células ocasionada por la lesión, llevando muchas veces al reemplazo por células no especializadas que ocasionan fibrosis (cicatriz), y ocasionando que el tejido u órgano no funcione adecuadamente.

Terapia Celular

Las primeras células que llamaron la atención de los investigadores para ser utilizadas en este intento de regenerar órganos y tejidos fueron la células madre “embrionarias”, dado que se tratan de células muy inmaduras con alta potencialidad para dar origen a cualquier célula de nuestro organismo. Sin embargo, los graves problemas éticos que ellas conllevan así como su potencial posibilidad de formar teratomas (tumores malignos) han condicionado que muchos investigadores dirijan su interés hacia las células madre “adultas” normalmente presentes en los diferentes órganos de nuestro cuerpo.

De todas las células madre adultas que tenemos, las células madre de la médula ósea son únicas. No sólo por ser fáciles de obtener, sino porque se tratan de múltiples grupos de células madre, con gran potencial de proliferación y de transformación a células especializadas.

Las CMMO se vienen usando desde hace más de 40 años en la regeneración de todo el sistema inmunológico y sanguíneo a través de los trasplantes de médula ósea, pero hace aproximadamente una década se ha logrado evidenciar que estas células madre no sólo producen células sanguíneas sino que, en el laboratorio, bajo determinados estímulos son capaces de dar origen a otras células de nuestro organismo.

La medicina regenerativa ha surgido recientemente como una nueva especialidad, cuyo desarrollo está unido estrechamente al potencial regenerativo y terapéutico proporcionado por las células madre. Recientemente, ha podido apreciar el potencial terapéutico de las células madre adultas en el tratamiento de enfermedades coronarias y de las arterias periféricas. Existen evidencias que el implante de células mononucleares procedentes de la médula ósea en los miembros isquémicos puede mejorar la vascularización del tejido.

La terapia celular tiene varios mecanismos probados que la han posicionado como un método integral para enfrentar el estado isquémico en miembros inferiores, entre estos mecanismos tenemos (fig 2):

- Angiogénesis, por la acción de factores/citocinas y células endoteliales que promueven la formación de vasos sanguíneos.
- Regeneración de tejidos, por la acción de factores/citocinas y células mesenquimales.
- Regulación inmunológica, por la acción de células mesenquimales que disminuyen la acción inmune agresiva (llamado Th1).
- Efecto Paracrino, por la acción de factores/citocinas y células mesenquimales.

Fig. 2

¿Porqué células madre de médula ósea

Las células madres adultas más estudiadas son las células madre de la médula ósea (CMMO), no sólo por su utilización durante las últimas cuatro décadas en los trasplantes de médula ósea, sino también por su relativamente fácil obtención y su gran capacidad de proliferación.

Actualmente se sabe que al hablar de CMMO, en realidad nos estamos refiriendo a una variada gama de poblaciones celulares, cada una de ellas con características particulares y variado grado de potencial de diferenciación. Sólo por mencionar algunas de estas poblaciones, tenemos (fig 3):

1) Las células madres hematopoyéticas: son las células madre que dan origen a todo el sistema linfo-hematopoyético, dentro de las cuales también hay diferentes poblaciones según el grado de inmadurez.
2) Células mesenquimales estromales: la forma más práctica de aislarlas actualmente es utilizando su característica de adhesión a la placa del medio de cultivo donde se siembran. Tienen capacidad de dar origen a muchas de las células de los tejidos de origen mesodérmico (tejido muscular, óseo, cartilaginoso, adiposo, etc) y al parecer serían más plásticas que las células madre hematopoyéticas.
3) Células madre endoteliales: son células que tienen la capacidad de dar origen a células endoteliales y de participar en la angiogénesis (neoformación de vasos sanguíneos). Son más abundantes en médula ósea que en sangre periférica estimulada por factores de crecimiento.
4) Side Population Cells: células aún no bien caracterizadas, pero con gran potencialidad par transformarse en células de diferentes tejidos.
5) MAPCs (multipotent adult progenitor cells): son células no totalmente caracterizadas, consideradas por algunos como un subset de células madre mesenquimales mucho más primitivas. Se ha logrado documentar su gran plasticidad para dar origen a células prácticamente de cualquier tejido u órgano del cuerpo.
6) Hemangioblastos: serían células muy primitivas a partir de las cuales se originarían las células madre hematopoyéticas y endoteliales.

Células Mesenquimales Estromales (MSC) de médula ósea en terapia regenerativa

La terapia regenerativa es un campo emergente que busca el reparar o reemplazar los tejidos dañados a través de la bioingeniería. Con el objetivo de mejorar la capacidad de regenerativa de los tejidos implantados, se han utilizado diferente subpoblaciones y fuentes de células madres/progenitoras; entre ellas las células mesenquimales estromales (MSC) aisladas de médula ósea, periostio, tejido adiposo, sangre de cordón umbilical, tejido sinovial y de tejido muscular. Las MSC tienen el potencial de diferenciar a diferentes tejidos conectivos incluidos hueso, grasa, cartílago, disco intervertebral, ligamentos y músculo.

En los últimos años se ha desarrollado en forma importante el manejo ex vivo (laboratorio) de las MSC, lográndose su tipificación, aislamiento y expansión. El uso de MSC en terapias regenerativas en diferentes lesiones articulares está en marcha.

Las células mesenquimales estromales (MSC, por sus siglas en inglés) son una población celular que ha sido adecuadamente caracterizada biológicamente en años recientes. Es una población celular con propiedades especiales en el medio de cultivos y con una específica expresión de marcadores celulares en estudios de citometría de flujo. Su presencia en médula ósea es muy baja y desde el punto de vista ultraestructural presenta vimentina, la cual interviene mucho en las modificaciones morfológicas de estás células en cultivos. Adicionalmente las MSC tienen en su membrana citoplasmática una amplia variedad de receptores de citocinas que hace suponer la diversidad de subpoblaciones dentro de las MSC. Las propiedades paracrino e inmunomoludora de las MSC han sido ampliamente estudiadas en modelos experimentales; que han permitido explorar la utilidad clínica de las MSC en estudios de fase I a III en una variedad de enfermedades donde destaca la enfermedad injerto contra huésped e infarto de miocardio. La potencialidad clínica de MSC debe ser adecuada y metodológicamente estudiada en ensayos clínicos.

Caracterización Biológica de las MSC

Referidas inicialmente como células del estroma, conformada por una población mixta de fibroblastos, células endoteliales, adipocitos y macrófagos; además de presentar coloración FAL +, Sudan +, Esterasa +. Fueron en algunas ocasiones denominadas como MAPC (Multipotent Adult Progenitor Cells) y células MIAMI (Marrow Isolated Adult Multilineage Inducible Cells).

No fue hasta el 2005 que fueron adecuadamente denominadas Multipotent Mesenchymal Stromal Cells y caracterizadas por un consenso del ISCT, mostrando que era una población celular muy escasa y que en los cultivos, muestran gran de expansión in Vitro y capacidad de adherencia en el cultivo. La colonias de MSC in vitro son denominadas CFU-Fibroblast like cells, virtud a la forma fusiforme que presentan (figura 4). Las CFU-Fibroblast like cells, disminuyen con edad, tóxicos (QT - RT) y virus; presentando además una capacidad de expansión muy alta (de 230 veces en 28 días de cultivo hasta 6966 veces en 58 días de cultivo)

Figura 4. CFU fibroblast-like. Colonias obtenidas

Muchos investigadores han concertado y establecido los marcadores de diferenciación de las MSC por técnicas de citometría de flujo (tabla 1) y establecieron que toda MSC debe tener al menos diferenciación a tres tipos de tejidos: graso, óseo y condrogénica (figura 5).

Tabla 1. CD (cluster of differentiation) de MSC

– Marcadores Positivos Esenciales:
o ICAM-1 (CD 90)
o SH2 (CD 105)
o SH3 & 4 (CD 73)
o CD 45 intermedio
– Marcadores Negativos:
o CD 14, CD 11b, CD 79 α, CD 19, CD 133, CD 34

Figura 5. A: MSC indiferenciadas, B: diferenciación osteogénica
(coloración von Kossa), C: adipogénica (coloración rojo de congo),
D-E: Diferenciación condrogénica (coloración Safranina O y colágeno tipo II)

Sangre de Cordón en cooperación con la Universidad de Stanford realizó el estudio de 25 muestras de médula ósea con el panel de MSC definido como: CD45+/- CD34- CD79- CD90+ CD105+; obteniendo como resultado que el 0.20% (DE 0.08%) de las células nucleadas totales tenían fenotipo de MSC; la cual hace a la médula ósea una fuente accesible y con MSC para terapia regenerativa.

Adicionalmente las MSC presentan una amplia variedad de receptores en la membrana citoplasmática de la familia de CCR, CXC, CCL y CXCR, todas ellas receptoras de citocinas que modifican su respuesta. Esta variedad de receptores hace suponer que MSC son un grupo heterogéneo de células y que estas responden distinto a diferentes factores, al menos en relación a su velocidad de crecimiento, donde algunos crecen rápido y otros más lentos.

Los mecanismos de acción de las MSC son diversas destacando dos principalmente:

• Efecto paracrino o trófico: liberando una serie de sustancia y citocinas a células vecinas.
• Efecto inmunomodulador con disminución de la respuesta inmune aguda e induciendo a la tolerancia inmunológica mediante la disminución de la respuesta de linfocitos Th1 e incremento de la respuesta linfocitos Th2.

Estas propiedades han sido extensamente utilizadas en modelos pre clínicos y estudios fase I al III incluyendo:

• Osteogénesis Imperfecta (OI).
• Reparación ósea en Osteoartritis.
• Enfermedades autoinmunes, entre ellas Lupus Eritematoso Sistémico.
• Aplasia Medular.
• Medicina fetal para con OI en 3er trimestre.
• Vehículo para terapia génica.

Sustento científico para el uso de células mesenquimales estromales (MSC) en lesiones

Se sabe que la vascularización de tejido condral y ligamentos/tendones es menor y que la matriz extracelular está constituida en un gran porcentaje por colágeno, proteoglicanos, elastina, fibronectina y un bajo índice mitótico con una fuente marginal de irrigación.

Las lesiones en los tendones/ligamentos son muy comunes en la práctica médica; con resultados no muy favorables con las terapias médicas y quirúrgicas disponibles. Por ese motivo el advenimiento de técnicas con el uso de MSC y de injertos biodegradables y biocompatibles vienen siendo usadas en estas lesiones

La técnica TAC (trasplante autólogo de condrocitos) ya tiene décadas de uso clínico, pero ha cursado con cierto problemas como la pausicidad en regenerar el tejido condral dañado y hasta un 40% hipertrofia de condrocitos implantados. Estos problemas están siendo evaluados y con resultado muy favorables mediante el uso de MSC

Para contrarrestar los bajos resultados clínicos con técnicas TAC y variantes; en la última década se han presentado diversas experiencias con el uso de MSC solas o combinadas con dispositivos de soporte. Para ello se han utilizado como fuente MSC de médula ósea u otras fuentes con o sin cultivo. Se han utilizado principalmente para lesión subcondral, cartílago articular, ligamentos/tendones y discos intervertabrales. Recientemente se ha descrito la utilidad de MSC en lesiones articulares por artritis, virtud que las MSC son potente inmoduladores.

El uso de médula ósea en lesión articular y subcondral tiene ya varios años y se baso en los resultados positivos observados en estudios preclínicos. Un estudio experimental recientemente publicado en esta área, muestras los beneficios del uso de ácido hialurónico (HA) o médula ósea más HA (MO+HA). En la figura 6, se puede observar como el ácido hialurónico (HA) o la combinación de HA con médula ósea produce la reparación en el cartílago (grupo C). En el grupo C se observa incremento de la coloración a safranina O y colágeno II, ambos son marcadores de regeneración articular. Por el contrario la presencia de colágeno I se observa en los grupos A (control) y B (uso de HA), el colágeno es un marcador de cicatrización mas no de regeneración. El colágeno I está en el grupo C casi ausente y solo es de presencia a nivel subcondral. La MO muestra un gran beneficio en la regeneración del cartílago articular.

Algunas aplicaciones clínicas novedosas de MSC presentadas en la Conferencia Internacional de MSC y stem cell no hematopoyéticas en Noviembre 2009 incluyó la utilización de MSC autólogo en la reparación ósea en la rodilla. Esta experiencia reciente de la Universidad de Tokio-Japón, mostró que la expansión de MSC de sinovia autóloga puede ser utilizada en un segundo momento para la reparación condral del fémur distal mediante cirugía endoscópica y evitando el uso de prótesis y cirugías complicadas.

¿Quiénes pueden ser candidatos?

1. Diagnóstico de lesión articular en rodilla, hombro y cadera que incluye:
a. Desgaste óseo articular.
b. Lesión de cartílago articular.
c. Lesión de meniscos (en rodilla)
d. Lesión de tendones/ligamentos

2. Ausencia de enfermedad infecciosa activa, gestación, enfermedad psiquiátrica no controlada.
3. Ausencia de trombo-embolismo activo
4. No anticoagulado, no uso de antiplaquetarios, no uso reciente de trombolíticos.
5. Pacientes en quienes las opciones de tratamiento o quirúrgica no han dado resultados clínicos.

Procedimiento terapéutico

Los pacientes ACEPTADOS serán hospitalizados, con el fin de completar cualquier estudio que estuviera pendiente antes de entrar a sala de operaciones (SOP) o, de ser el caso, a Sala de hemodinámica.

La programación a SOP o la Sala de Hemodinámica (para extracción de MO) será gestionada por el médico responsable, quien además se encargará de verificar que el paciente tenga todos los estudios y análisis pre-quirúrgicos actualizados, según los requerimientos de la institución donde el paciente es tratado. (Fig. 7)

Fig. 7

¿Qué incluye la terapia celular?

El tratamiento incluye lo siguiente:

• Hospitalización por un día.
• Uso de quirófano para extracción de médula.
• Procesamiento de la muestra y obtención de células para implante.
• Honorarios del equipo medico responsable de toma de muestra.
• Material necesario para extracción de médula.
• Uso de sala de hemodinamia.
• Medicamento durante estancia.
• Honorarios de equipo médico especializado que efectúa el implante.
• Material necesario para el implante.


Sangre de Cordón, S.A. de C.V.

Sangre de Cordón S.A. de C.V, es una empresa mexicana fundada en el año 2002 comprometida con la investigación y aplicación de tratamientos modernos de Medicina Regenerativa en nuestro país, mediante el uso de las células madre. Sangre de Cordón S.A. de C.V. coordinó el primer implante de células madre en pacientes diabéticos en México.

Sangre de Cordón S.A. de C.V. cuenta con la autorización por parte de la secretaria de salud como banco con disposición de células progenitoras.

Misión: Ofrecer una fuente futura de salud a la sociedad, a través de un seguro biológico vanguardista y accesible, de tal forma que nuestros pacientes se encuentren en la posibilidad de afrontar futuras enfermedades con mejor calidad de vida.

Consecuentes con nuestra misión como empresa nacional, nos complace en anunciar que a la luz de informaciones y experiencias científicas mundiales la Medicina Regenerativa mediante el uso de CMMO obtenidas del paciente es actualmente ya una realidad terapéutica con excelentes resultados, en el caso que no existe otra opción de tratamiento en estos pacientes.

Precio

El costo del tratamiento es de $80,000 I.V.A. Incluido.

Nota: cualquier costo adicional será cubierto por el paciente.

Políticas de pago

Posterior a la valoración médica el paciente deberá confirmar su asistencia mediante el pago no reembolsable del 50% de la cantidad arriba anotada, la cual deberá ser depositada en las cuentas de Sangre de Cordón S.A. de C.V.

El 50% restante debe ser depositado el día en que se interne el paciente en el hospital.

En caso de requerir financiamiento se le podrá en contacto con empresas especializadas en el ramo.

Formas de pago

Deposito Bancario

• Moneda Nacional
En caso de quiera efectuar su pago en Moneda Nacional deberá hacerlo a las cuentas de la empresa.

Cuentas para deposito en Moneda Nacional

Institución Cuenta Número
BANORTE 550-02444-6
HSBC 4020795357
BANCOMER 0142101440
BANAMEX 274-5512766

• Dólares
En caso de querer efectuar su pago en dólares deberá hacerse con el tipo vigente que proporcione la empresa.

Institución Cuenta Número
BANORTE 907-09936-9

Todas las cuentas están a nombre de Sangre de Cordón S.A. de C.V.

• Tarjeta de Crédito

Se aceptan todas las tarjetas de crédito con cargo del 4%.

 

Isquemia de miembros inferiores