Crean células madre sin destruir embriones

Publicado el martes  20 de noviembre del 2007

Investigadores en Wisconsin y Japón han convertido células epiteliales en lo que son efectivamente células troncales embriónicas sin necesidad de usar embriones u óvulos, los dos factores esenciales que han empantanado este prometedor campo médico en un prolongado y acre debate político y ético.

La capacidad de convertir células adultas en células embriónicas capaces a su vez de convertirse en virtualmente cualquier tipo de célula o tejido, como se describe en dos artículos científicos publicados ayer, ha sido la meta de los investigadores durante muchos años.

En teoría, también debe permitir el ''cultivo'' de órganos personalizados de reemplazo a partir de las propias células de la piel de la persona, a la vez que ofrece a los investigadores medios en extremo poderosos para comprender y tratar enfermedades.

Hasta ahora, sólo los embriones y óvulos humanos, difíciles de conseguir y tocados por temas jurídicos y éticos, tenían el poder misterioso de convertir células ordinarias en células troncales. Y hasta este verano el reto de reproducir ese proceso en el laboratorio parecía insoluble, lo que llevó a muchos a preguntarse si en algún momento las investigaciones de células troncales podrían deshacerse de su equipaje político.

''Es un hito científico tremendo'', dijo Robert Lanza, jefe científico de Advanced Cell Technology en Worcester, Massachussetts, empresa que desarrolla terapias con células troncales.

Richard Doerflinger, de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, dijo que recientemente estuvo en una reunión patrocinada por el Vaticano donde se describió esta técnica. ''Todos los científicos católicos y especialistas en ética en la conferencia... no tuvieron ningún problema moral con el método'', dijo han surgido comentarios favorables el mas importante de la Casa Blanca, otro voto crucial de confianza provino del Instituto Nacional de Salud, que supervisa la decisiones sobre el financiamiento de estas investigaciones.

Los dos que lo lograron: James Thomson, de la Universidad de Wisconsin en Madison, el primero en aislar células troncales de embriones humanos de cinco días en 1998, y Shinya Yamanaka, de la Universidad de Tokio, quien dirigió un programa reciente para obtener células troncales de ratones sin embriones.

Thomson, fue el investigador que descubrió las células troncales embriónicas

Yamanaka expresó alivio, y sorpresa, al enterarse de que otros le seguían los pasos tan de cerca.

Los informes de Thomson y Yamanaka se publicaron el 20 de noviembre en las ediciones electrónicas de Science y Cell, respectivamente.

RICK WEISS / The Washington Post